Medio ambienteNemocón

Condalia Thomasiana es declarada Patrimonio natural del municipio de Nemocón

La Condalia Thomasiana, comúnmente conocida como Gurrumay, es un arbusto espinoso que puede alcanzar hasta siete metros de altura y es exclusivo de Colombia.

Este singular arbusto solo se encuentra en la zona norte de la Sabana de Bogotá, específicamente en los municipios de Nemocón y Suesca, dentro del valle del Río Checua.

El Gurrumay no solo es una planta, sino que forma pequeños bosques propios, un fenómeno único en la región del Río Checua, especialmente al norte del municipio de Nemocón.

Esta especie representa aproximadamente el 30% de la riqueza floral endémica del valle del Río Checua, destacándose como un componente crucial de la biodiversidad local.

Imagen cortesía de: Jardín botánico de Bogotá. www.instagram.com/p/C4rILPLpjgv/?img_index=1

5 de junio: Día de la Condalia Thomasiana en Nemocón

La importancia del Gurrumay trasciende lo ecológico, pues también posee un profundo significado cultural para los habitantes de Nemocón. Este arbusto se considera un símbolo representativo del municipio, junto con la famosa Mina de Sal, formando parte integral de la identidad local.

Por este motivo, por medio del Acuerdo Municipal N° 008 de 2024, se declaró a la Condalia Thomasiana como patrimonio natural e interés colectivo del Municipio de Nemocón.

Foto cortesía: Alcaldia de Nemocón

La Condalia Thomasiana está en peligro de extinción

El Gurrumay está actualmente en peligro de extinción. Diversos estudios han señalado que su hábitat se encuentra bajo amenaza debido al avance de la urbanización en la región. La expansión de áreas urbanas está reduciendo gradualmente el espacio vital necesario para la supervivencia de esta especie endémica, poniendo en riesgo su existencia.

La situación del Gurrumay es una llamada de atención urgente para la preservación de la biodiversidad en el valle del Río Checua. Es esencial que se tomen medidas para proteger este arbusto icónico y su hábitat, no solo por su valor ecológico, sino también por su significado cultural para la comunidad de Nemocón.

Las autoridades locales y organizaciones ambientales están trabajando en conjunto para desarrollar estrategias de conservación que incluyan la creación de áreas protegidas y programas de reforestación. Sin embargo, la participación activa de la comunidad y la concienciación sobre la importancia del Gurrumay son fundamentales para asegurar su supervivencia a largo plazo.

La Condalia Thomasiana, el majestuoso Gurrumay, es más que un simple arbusto espinoso; es un símbolo de la riqueza natural y cultural de Nemocón. Protegerlo es una responsabilidad compartida que garantizará que futuras generaciones puedan admirar y disfrutar de este tesoro único de la flora colombiana.

Foto portada: Instagram Jardín botánico de Bogotá.

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *