Por: Guillermo Romero Salamanca.

 

El 24 de enero de 1965 falleció en Londres Sir Winston Leonard Spencer Churchill, conocido simplemente como Winston Churchill, uno de los personajes del Siglo XX.

Político aguerrido, primero como liberal y luego como conservador. Ganó el Premio Nobel de Literatura. Fue, además, un pintor prolífico y uno de los políticos con más años de servicio en la historia británica. Se desempeñó como Primer Ministro del Reino Unido de 1940 a 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, y nuevamente de 1951 a 1955 por parte del Partido Conservador.

Churchill también sirvió como soldado tras haber estudiado en Sandhurst. Impuso en el mundo la “V” de la Victoria con los dos dedos de la mano.

Sarcástico por excelencia. Su vida ha sido llevada varias veces al cine, la televisión y a la literatura. Decenas de biografías se han escrito sobre su apasionante recorrido como político y uno de los principales contrincantes de Adolfo Hitler.

Sus frases son bien conocidas y sus estudiosos las han dividido en decenas de temas que van desde la guerra, la vida, la literatura, el positivismo, el capitalismo y la ironía.

 

25 frases:

  1. Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.
  2. Una buena conversación debe agotar el tema, no a los interlocutores.
  3. Las actitudes son más importantes que las aptitudes.
  4. La historia la escriben los vencedores.
  5. Mi logro más brillante fue mi habilidad para convencer a mi esposa de que se casara conmigo.
  6. Cuando estoy en el extranjero, tengo como norma nunca criticar o atacar al gobierno de mi propio país. Recupero el tiempo perdido cuando vuelvo a casa.
  7. La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra solo te matan una vez.
  8. Cuanto más atrás puedas mirar, más adelante verás.
  9. El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que él predijo.
  10. Tras un recuento electoral, sólo importa quién es el ganador. Todos los demás son perdedores.
  11. Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.
  12. El problema de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes.
  13. Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.
  14. No es suficiente que demos lo mejor de nosotros mismo, a veces tenemos que hacer lo que haga falta.
  15. No tengo nada más que ofrecer que la sangre, el trabajo, las lágrimas y el sudor.
  16. Una mentira habrá dado la vuelta al mundo antes de que la verdad tenga la oportunidad de ponerse los pantalones.
  17. Nunca me preocupo por la acción, solo por la inacción.
  18. Una sociedad donde los hombres no pueden decir lo que piensan, no puede durar mucho.
  19. Es un error tratar de mirar demasiado lejos. En la cadena del destino solo se puede agarrar un eslabón a la vez.
  20. El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.
  21. Uno nunca debe dar la espalda a un peligro amenazante y tratar de escapar de él. Si haces eso, duplicarás el miedo. Pero si lo enfrentas de inmediato y sin titubear, reducirás el miedo a la mitad. Nunca huyas de nada. ¡Nunca!
  22. El esfuerzo continuo, y no la fuerza o la inteligencia, son la clave para desbloquear nuestro potencial.
  23. No fallaremos ni flaquearemos. No nos debilitaremos ni nos cansaremos. Ni el choque repentino de la batalla ni las prolongadas tareas de vigilancia ni el esfuerzo nos desgastarán. Danos las herramientas y terminaremos el trabajo.
  24. Si estás atravesando una tormenta, sigue caminando.
  25. Estoy preparado para conocer a mi Creador. Si mi Creador está preparado para la dura prueba de conocerme a mí, es otro asunto.

“La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra solo te matan una vez”.

De Interés

Más de: Cultura

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.