ComunidadZipaquirá

¿Tienes un proyecto de vida familiar?

¿Para dónde va Vicente? para donde va la gente… Este dicho popular nos recuerda que al iniciar una familia no tenemos un plan de acción, a pesar de que es uno de los proyectos más importantes de nuestra vida, improvisamos todos los días y no tenemos clara nuestra visión de futuro. Por eso, cuando le preguntamos a alguien acerca de su proyecto como familia, se limita a responder el número de hijos que quieren tener, los planes sobre adquirir una vivienda, pero sobre qué tipo de familia, o qué características quisiera desarrollar, no se habla, no se sabe.  Y esto constituye un motivo de gran preocupación, porque cuando una familia no sabe para dónde va, cualquier camino sirve, aunque no sabe a dónde la conduce.

Teniendo en cuenta que nuestra familia es nuestra principal empresa y que de ella depende nuestra paz, tranquilidad y fuerza, es necesario que tengamos claro el norte, es decir, el proyecto de familia, así podemos medir dónde vamos, cuánto falta, dónde estamos atascados, prever los obstáculos y superar las crisis.

Antes de construir mi familia, encontré en mi labor profesional, como Educadora Familiar y Terapeuta, una herramienta poderosísima que me permitió resolver esta inquietud, las investigaciones que varios terapeutas habían realizado en diferentes culturas para conocer las características de una familia sólida, de sus hallazgos pude obtener una valiosa información acerca de los dinamismos positivos de la familia, los cuales resultaron ser comunes a todas las culturas.

Con base en estos estudios diseñé este programa “AMAR, DIALOGAR Y CRECER” que busca ofrecer a las familias un proyecto de vida que consiste en desarrollar las siguientes ocho características de “salud familiar” que les permitirán construirse a sí mismas y proyectarse en la comunidad:

  1. Se expresan mutuamente el amor que se tienen.
  2. Organizan su tiempo para estar juntos.
  3. Establecen una comunicación de buena calidad.
  4. Todos se preocupan por el bienestar de todos.
  5. Manejan positivamente las crisis.
  6. Establecen fuertes vínculos entre padres e hijos.
  7. Participan en la construcción de la comunidad.
  8. Perdonan para sanar las heridas y restaurar las relaciones.

Amar, Dialogar y Crecer, promueve valores desde una perspectiva de Fraternidad Universal que pretende construir puentes y relaciones entre las personas, los pueblos y los ámbitos culturales, independientemente de sus convicciones religiosas.

Características del programa:

  • Está dirigido a todo el grupo familiar. (participan todas las generaciones).
  • Todo tipo de familia se puede beneficiar de la experiencia.
  • Permite que la familia sea protagonista de su propio cambio.
  • Tiene como eje transversal y método el dialogo profundo.
  • Se aprovechan los saberes y experiencias de la familia.
  • Es un proceso unido por compromisos de cambio.
  • Lleva a la familia a participar en el desarrollo de su comunidad.
  • Está organizado por temas, cada uno corresponde a una cartilla.

Esta propuesta virtual de Educación Familiar, quiere dar cumplimiento a la misión planteada por la Corporación Reconocimiento y Concordia, entidad que hemos fundado un equipo interdisciplinario, que desde diferentes miradas propendemos por unir esfuerzos para aportar a la construcción de la Paz en nuestro país, proponiendo como fundamento y método el diálogo genuino que permita el reconocimiento y el encuentro con el otro en los diferentes escenarios como el político, económico, ambiental, cultural, entre otros. Sabiendo que todo cambio social empieza en la familia, queremos promover una cultura familiar donde se respete la dignidad de la persona, se viva la unidad en la diversidad y se participe activamente en el desarrollo de la comunidad.

¿Cuál es el alcance de este material?

Para este programa se considera miembros de la familia a todas las personas que comparten vida en el sitio de habitación (casa o apartamento), por tanto, la propuesta va dirigida a todo tipo de familia. Cada uno puede participar de acuerdo a su edad y condiciones de salud física, mental, pero procurando siempre la inclusión de todos los que viven en el mismo espacio.

La versión actual tiene como propósito que cada hogar se plantee cada una de estas características de una familia sana y fuerte como parte de su proyecto de vida, tome conciencia sobre cómo la está viviendo (diagnóstico) y cómo potenciar su práctica en la vida cotidiana. Para esto se le brindan algunas pautas y se le invita a hacer un pacto familiar, con el cual se busca desarrollar hábitos mediante la práctica diaria de algunas actividades para que esta característica se instale y se afiance en la rutina familiar.

Además, se entregan unos elementos teóricos sobre el tema, los cuales se han presentado en un lenguaje sencillo y práctico, apoyados en recursos metodológicos que ayudan a la interiorización, como: parábolas, cuentos, historias, videos, actividades en pequeño grupo, se propician espacios para el diálogo profundo, generando así un mayor conocimiento mutuo y el fortalecimiento de los vínculos.

Si quieren vivir esta fascinante experiencia no duden en comunicarse al 3203488949 para solicitar gratis la primera cartilla y empezar a construir las bases de una familia sana y fuerte que avanza con esperanza hacia el futuro. 

Esta propuesta virtual de Educación Familiar, quiere dar cumplimiento a la misión planteada por la Corporación Reconocimiento y Concordia.

Texto de: Rosa Ángela Gómez Londoño. Licenciada en Educación Familiar y Social. Terapeuta familiar. rosangelagomez05@gmail.com

Foto portada: Imagen de referencia tomada de Envato Elements.

- Publicidad -

De Interés

Más de: Comunidad

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.