Las zarigüeyas en repetidas ocasiones presentan casos de maltrato, sea por atropellos en vehículos motorizados, cacería por su carne o piel, e incluso por confusión con otras mamíferos como las ratas y ratones. Pese a que su papel en la naturaleza es inofensivo y contributivo ante la reforestación de los hábitat., sufren en manos de la ignorancia humana.

Cucunubá – Cundinamarca, fue testigo en pasados días sobre el terrible acontecimiento que terminó con la vida de una zarigüeya, dejándole heridas presuntamente realizadas con machete en la frente, la parte alta de su cráneo, uno de sus ojos y la parte izquierda de la mandíbula., su cuerpo fue hallado por vecinos del municipio, sin embargo, lo que causó mayor impacto es que el marsupial cargaba en su bolsa fetal, cuatro crías.

Afortunadamente, la reacción comunitaria, veterinaria, y por parte de la Secretaría de Agricultura y Ambiente Municipal de Cucunubá en articulación con la Corporación Autónoma Regional y especialistas de la Universidad Nacional de Colombia; quienes determinaron sacrificar la madre marsupial por el estado en se encontraba y salvar la vida de las pequeñas zarigüeyas.

Mientras las cuatro especies se encuentran en la Unidad de Rehabilitación de Animales Silvestres, asistidas por expertos para su alimentación e incubación, se busca el causante del maltrato habituado a la madre zarigüeya para judicializarlo según la Ley 1774 de 2016 que establece las prohibiciones a los animales, pues en Colombia las cifras de daños hacia estos seres indefensos han incrementado hasta un 30%.

 

Su papel en la naturaleza es inofensivo y contributivo ante la reforestación de los hábitat., sufren en manos de la ignorancia humana.

Foto de portada: Tomada por Indra Porwibowo, a través de Pexels.   

 

De Interés

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.