Durante la noche del pasado 21 de febrero, cada espacio del Aeropuerto Internacional El Dorado se llenó de júbilo con los aplausos, risas, lágrimas y ladridos que embargaban el recibimiento de Francisco y Saiko, miembros del Cuerpo Voluntario de Bomberos de Zipaquirá, quienes regresaron a Colombia tras completar una misión titánica de diez días en la ciudad Turca de Hatay.

Durante su estadía en Turquía, los bomberos salineros trabajaron incansablemente en la búsqueda y rescate de posibles personas atrapadas bajo los escombros después del desafortunado terremoto.
«Dicha tarea se complementó con el uso de recursos tecnológicos enviados también desde Colombia, que fueron el apoyo y una herramienta esencial, para las tareas de búsqueda y rescate.
El trabajo no se limitó a estas actividades, sino que también se brindó apoyo a las numerosas personas con las que se cruzaron, donde, gracias al carácter de Saiko fue susceptible para brindar apoyo emocional no solo a los transeúntes sino a los rescatistas e incluso para tomarse fotografías con él», expresó el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Zipaquirá.

La misión fue un éxito para el Binomio K9, su trabajo demostró el potencial que caracteriza a los salineros.

Más de Comunidad

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *