La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) informó que rechaza categóricamente los atentados contra la flora que se han registrado en los últimos días en el Páramo de Rabanal.

En jurisdicción del municipio de Ventaquemada (Boyacá), inescrupulosos incendiaron fuego en inmediaciones de la ruta de la Laguna Verde de este ecosistema estratégico.

La Policía Metropolitana de Tunja indicó que otras dos zonas de esta área protegida también resultaron dañadas por el incendio, lo que preocupa a la población y a las autoridades.

“Condenamos cualquier acción que atente contra nuestra riqueza natural y, en especial, contra nuestras fábricas de agua: los páramos. Estamos dispuestos a colaborar con la Policía Nacional, las autoridades locales y la comunidad para ayudar en la búsqueda de los responsables”, dijo Johanna Castro, directora de la CAR Regional Chiquinquirá.

La funcionaria aseguró que en los próximos días la entidad visitará diversos puntos del páramo que pertenece a Ráquira (601 hectáreas), municipio que integra la jurisdicción de la CAR, con el objetivo de identificar si en esa zona también se han registrado quemas o afectaciones de alguna naturaleza.

“Hacemos un llamamiento a las personas que viven en las inmediaciones de este complejo para que denuncien cualquier acto que pueda poner en peligro su estabilidad ambiental.  que es responsabilidad de todos colaborar en su conservación”, recalcó Castro.

Desde la Corporación se recordaron las líneas de atención al usuario para que los ciudadanos puedan comunicar cualquier anomalía. Se puede contactar con el correo electrónico [email protected] o por teléfono en Bogotá al 601 580 11 11 y en el resto del país al 01 8000 915 317.

El Coronel Héctor Betancourt Rojas, comandante operativo de seguridad ciudadana de la Policía Metropolitana de Tunja, aseguró que se coordinarán con las autoridades ambientales, los entes de control y las comunidades para evitar que estos hechos se repitan. “En el supuesto de que se vuelva a presentar una circunstancia similar, esperamos, con la colaboración de todos, ofrecer una respuesta eficaz y determinar a los responsables”, señaló.

El Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI) Páramo de Rabanal se extiende por 24.650 hectáreas, en 13 municipios de Boyacá y Cundinamarca.

De acuerdo con el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, su importancia se debe a que es la fuente de agua para las cuencas que alimentan el embalse La Esmeralda, la Laguna de Fúquene y los ríos Suárez y Moniquirá. También, el trasvase del río Teatinos y la quebrada Cortaderal transportan agua hacia el acueducto de Tunja. Sus aguas drenan también hacia las fuentes del río Chicamocha, a través del río Chulo o Jordán.

La CAR recordó que este ecosistema estratégico irriga más de 1.000.000 de hectáreas de esta región y aporta agua a una población estimada de 400.000 habitantes, por lo que es importante protegerla.

Otras dos zonas de esta área protegida también resultaron dañadas por el incendio.

Foto portada: Imagen de un sector destruido del Páramo Rabanal. Foto de Ángela Merchán.

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *