Los turistas que visitan la ‘Capital Salinera de Colombia’, lo hacen con dos principales opciones: La primera, conocer la primera maravilla del país, la Catedral de Sal, adentrarse 180 metros a las entrañas de la tierra, admirando la naturaleza de la roca salada. La segunda, degustar el plato típico de Zipaquirá, el “Piquete zipaquireño”, un plato sencillo, que se compone de un buen trozo de carne, papa, aguacate y cuajada con melado de panela.

En la década de 1945 a 1955, las personas se deleitaban observando cómo los horneros asaban la carne sujetándola con ganchos metálicos a las tapas de los fogones de los hornos donde se elaboraba la sal, los cuales alcanzaban altos grados de temperatura por el carbón al rojo vivo.

Trabajadores zipaquireños en 1950, preparando la salmuera del ‘Piquete zipaquireño’. Foto archivo: Antonio José Caycedo.

El plato, a profundidad se compone de una suculenta carne de res, papas cubiertas con una capa de sal, cuajada medio desleída, soltando gruesas y doradas burbujas por la acción de la panela derretida.

Este almuerzo, por lo general se acompaña de un refajo (una bebida colombiana que resulta de mezclar cerveza y gaseosa de cola roja).

Zipaquireños y turistas argumentan que la experiencia del extraordinario ‘piquete zipaquireño’ deja feliz a cualquier paladar.

Foto portada: Imagen de referencia sobre la preparación del ‘Piquete zipaquireño’. Archivo: Extrategia Medios. 

De Interés

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *