Luego de conquistar la fortaleza militar Muisca en Cajicá, Gonzalo Jiménez de Quesada, llegó con sus tropas colonialistas el 24 de marzo de 1537, un sábado, bajo el propósito de celebrar la tradicional Semana Santa en los rincones de los ríos Funza, Riofrío y el cerro Tíquiza, lugar que hoy se conoce como el municipio de Chía – Cundinamarca, y allí permanecieron hasta el jueves 5 de abril, recibiendo a los emisarios de Suba y Tuna, quienes expresaron cierta subordinación ante los europeos, pues les obsequiaron mantas, oro, e incluso, el Cacique de Suba ofreció a Jiménez de Quesada hospedaje en su cercado. Por otro lado, Chiayzaque, sucesor del Zipa – Tisquesusa, al enterarse acerca de los españoles invasores, resolvió huir con su tribu y entre tanto esconder sus tesoros en los altos morros al oriente del pueblo – sector que en la actualidad se conoce como Yerbabuena -.

Tiempo después, para el año de 1593, el reconocido auditor Miguel de Ibarra, encontró en el censo 1753 indígenas, además, adjudicó tierras del resguardo que supuestamente se les habían delegado a Juan de Esparta y Artieda, yerno del primer esclavista, Juan Muñoz de Collantes.

Chía fue una plaza bastante pretendida, varios Oidores invirtieron en su construcción y mejoras luego del terremoto de 1776, y la actual iglesia fue edificada bajo la dirección del Párroco Ricardo A. García desde 1887 a 1921.

Además, el reconocido ‘Puente del Común’ fue construido por el ingeniero europeo, Domingo Esquiaqui, sobre planos dibujados por Francisco Dávila, durante la administración del Virrey Espeleta y la obra arquitectónica fue terminada el 31 de diciembre de 1792., luego, en el año de 1876, era el punto que unía los caminos del noreste y el norte, llamándose la casa ‘El Puente’ y tiempo después ‘Los Gómez’ siendo un hotel que funcionó como cuartel en varias guerras civiles. De hecho, el coronel, Simón Bolívar, en 1814 organizó desde allí su ataque a Santafé bajo la orden del Congreso Federal, a partir de ahí se libraron en el puente muchos combates revolucionarios.
Para el año de 1967, el ‘Puente del Común’ fue declarado como monumento nacional.

Atando los acontecimientos históricos a lo largo de 485 años en el municipio de Chía, aún el municipio conserva su Resguardo Indigena Mhuysca, siendo reconocido ante el Ministerio de Cultura, como un lugar de tradición cultural, que preserva su territorio y además varias generaciones de la tribu se han dedicado a tejer con fique, cabuya o mezcal, comercializando sus artesanías en ferias nacionales.

Gonzalo Jiménez de Quesada, llegó con sus tropas colonialistas el 24 de marzo de 1537, un sábado, bajo el propósito de celebrar la tradicional Semana Santa en los rincones de los ríos Funza, Riofrío y el cerro Tíquiza, lugar que hoy se conoce como el municipio de Chía – Cundinamarca. 

 

Más de: Chía

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.