De acuerdo con los pronósticos emitidos por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), el departamento atraviesa un aumento bastante considerable en lluvias extremas y vientos fuertes.

Los principales municipios afectados son: Bituima, Anapoima, Funza, Guaduas, Tena, San Bernardo, San Francisco, Guayabal de Siquima, Tibacuy, El Colegio, Facatativá, Puerto Salgar y La Vega.
Sin embargo, la provincia de Sabana Centro en la gran mayoría de sus zonas se enfrenta al “Fenómeno de la niña”, los lugares más afectados son Zipaquirá, Cogua, Nemocón, Tocancipá, Sopó, Cajicá y Gachancipá.

En vista de que ciertas franjas del departamento han sido declaradas en alerta roja, las autoridades competentes, hicieron pronunciamientos:

“Está en coordinación el traslado de maquinaria amarilla y ayudas humanitarias para albergues temporales. Hay que recordar que hay familias que de manera preventiva están evacuando sus viviendas, trasladándose a coliseos y demás puntos que, en compañía de las alcaldías municipales, se están habilitando para evitar cualquier tipo de tragedia en cada uno de estos municipios”, manifestó, Gina Lorena Herrera Parra, directora de la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Desastres.

“Días difíciles hemos vivido por cuenta de las lluvias: crecientes súbitas, inundaciones, deslizamientos, taludes de tierra, caídas de árboles y cuerdas eléctricas en La Mesa, Tocaima, Pacho, Anolaima, El Peñón, Funza y Quipile, donde infortunadamente hubo un persona fallecida”, afirmó, el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García Bustos.

Recomendaciones para esta época invernal:

  • No exponerse en zonas de riesgo de deslizamiento e inundación.
  • Evitar arrojar basura y otro tipo de elementos a los ríos y quebradas porque se pueden producir represamientos.
  • Asegurar bien los techos, tejas y láminas de zinc, pues generalmente estos objetos podrían ser arrastrados por la fuerza de vientos intensos, asociados a vendavales.
  • Limpiar los techos, canales y canaletas para evitar inundaciones en las viviendas.
  • Hacer mantenimiento de las cubiertas, goteras y fallas estructurales.
  • Evitar conducir cuando esté lloviendo, esta actividad ordinariamente disminuye la visibilidad e incrementa el riesgo de accidentes.
  • Ubicarse en campo abierto cuando se presenten tormentas eléctricas.
  • Informar a las autoridades señales de peligro o cambios importantes que permitan la emisión de alertas oportunas.​

 

Veinte de los 116 municipios del departamento se han visto afectados, más de 30 familias y se reportan daños en al menos 14 vías.

Foto de portada: Archivo – Extrategia Medios.

De Interés

Más de: Bogotá

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.