CulturaTabio

Al igual que Tabio, Tenjo cumple 419 años de tradición

Mucho antes de la época colonial, en el municipio de Tenjo se encontraba la ciudad más importante – actual vereda La Punta -; pues allí se establecieron grupos de recolectores y cazadores que buscaban un lugar seguro dentro de la región. Tiempo después, llegaron los Muiscas, cuyas costumbres y principios fundamentales fueron mantener este orden de la naturaleza.

Con la llegada de los españoles en el año de 1537, se impusieron tributos que manejaron la mano de obra en los indígenas, dando así la fundación del municipio de Tenjo por mandato de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá, el 8 de abril de 1603, a través de la firma hecha por el Oidor Diego Gómez de Mena, miembro de una comisión especial que ubicaba legalmente el nuevo ‘Pueblo de Indios’.

A pesar de la invasión española, es posible acceder a los despojos de lo que fue conocido en el siglo XVI como el Santuario Indígena Muisca, lugar que se encuentra en la montaña, rodeado por piedras de 15 y 20 metros de alto donde se evidencian pictogramas, grutas y presuntas guacas.

En vista de las costumbres europeas y el marcado catolicismo que había en ellas, para el año de 1909 comenzarían las obras de la Iglesia Santiago Apóstol, en estilo gótico, pero, nunca se terminó tan y como debía ser, pues según lo comentado por el historiador Alonso Zapata, tal imprevisto se dio por una terrible maldición: Cuando el sacerdote de la época fue trasladado de feligresía, testificó como un grupo de hombres ebrios ataron de patas a un cerdo con las cuerdas de las campanas parroquiales, tal hecho le indignó tanto que maldijo al pueblo diciendo que la ira de Dios se desencadenaría ante semejante sacrilegio y que el pueblo no merecería tener una nueva iglesia y, si llegase a ser construida, su torre de 40 metros de altura, nunca podría ser terminada; Ciertamente, hacia los años cincuenta un grupo de arquitectos conceptuó que la elevación de la torre no era estéticamente acorde con la diminuta iglesia contigua, así, la torre fue suprimida por completo.

Sobre el patrimonial municipio de Tenjo, Lucas Fernández de Piedrahíta – cronista criollo – reseña: “…el pueblo de Tenjo, en el sitio del Palmar, está una carrera bien derecha que baja de lo alto del monte hasta el mismo lugar en donde había dos palmas bien elevadas y coposas» que fueron cortadas porque allí se celebra y venera la idolatría. …Estas carreras o calles eran entonces los teatros en que celebraban sus fiestas con entremeses, juegos y danzas al son de sus rústicos caramillos y zampoñas, ostentando cada cual su riqueza en el aseo de plumas, pieles de animales y diademas de oro; y cuando ya llegaban al remate de la carrera hacían ofrendas a sus ídolos».

En este municipio cundinamarqués, se conoce la diversidad arqueológica y biológica de la provincia de Sabana Centro, muchas de sus edificaciones conservan particularidades coloniales, a su paisaje lo engalanan los cultivos de papa, zanahoria, maíz, habas, cebolla y lechuga. Además, en el municipio de encuentra el colibrí más pequeño de la biósfera, correspondiente a la especie Silfo Espléndido, esta ave mide 8 centímetros de la cola al pico y solamente habita en Tenjo.

 

Con la llegada de los españoles en el año de 1537, se impusieron tributos que manejaron la mano de obra en los indígenas, dando así la fundación del municipio de Tenjo por mandato de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá, el 8 de abril de 1603, a través de la firma hecha por el Oidor Diego Gómez de Mena.

Más de: Cultura

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.