Medio ambienteMundo

A pesar de 20 años de esfuerzos, el tráfico de especies sigue incontrolable

El informe mundial sobre Delitos contra la Vida Silvestre de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC), indicó que, aunque sí hay indicios de disminución del tráfico de algunas especies, como elefantes y rinocerontes, la situación de otras especies de animales y plantas está igual o peor.

Los delitos contra la flora y la fauna no solo afectan a los ecosistemas de donde los extraen sino al mundo en general.

Daños irreparables

Según datos recientes, las especies víctimas de tráfico incautadas entre 2015 y 2021, el tráfico ilegal llegó a afectar a 4000 especies, de las cuales 3250 ya están incluidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre.

Durante ese mismo periodo se incautaron de 13 millones de artículos, es decir, más de 16.000 toneladas.

También se encontró que a pesar de que esta es una problemática conocida por muchas comunidades, según la ONU, esta problemática suele pasar desapercibida para el público.

Una de las especies de flor que más se ha visto afectada es la orquídea, reduciendo la población de orquídeas raras, siendo su comercio uno de los más importantes del mundo.

Esta práctica amenaza a las poblaciones humanas, ya que impide que las especies de flora realicen los procesos ambientales, aportando en particular a la mitigación del cambio climático.

De igual forma, hay riesgos derivados del tráfico de animales, en el que el transporte de estos, amenaza otros ecosistemas y la producción de alimentos.

Lea también: “Lluvias en mayo dan esperanza a embalses, pero no hay que bajar la guardia”

La corrupción es el enemigo

Más de 140.000 incautaciones de tráfico silvestre fueron analizadas entre 2015 y 2021, y se determinó que hay grupos de crimen organizados vinculados a las explotaciones de ecosistemas, entre ellos la Amazonía y el Triángulo de oro.

Siendo estas redes transnacionales las que mueven los animales y plantas por la cadena comercial en todo el mundo, haciéndose cargo de importación, intermediación, cría y almacenamiento.

Según datos de la ONUDC, los traficantes adaptan continuamente sus métodos y rutas de transporte para eludir la detención y el enjuiciamiento en los países por donde se desarrolla el tráfico, siendo la corrupción el problema transversal que más afecta al tráfico, ya que los funcionarios no denuncian estas acciones ilegales.

“Para hacer frente a este delito, debemos estar a la altura de la adaptabilidad y agilidad del comercio ilegal de especies silvestres. Esto exige intervenciones enérgicas y específicas tanto en el lado de la demanda como en el de la oferta de la cadena de tráfico” declaró la directora ejecutiva de la ONUDC, Ghada Waly.

Lea también: Autoridad ambiental inspecciona la tala de árboles en Cajicá; hace que la empresa causante reforeste la zona

Los delitos contra la flora y la fauna no solo afectan a los ecosistemas de donde los extraen sino al mundo en general.

Lina Yineth Pérez Grande
Estudiante de Relaciones Internacionales y Estudios Políticos en la Universidad Militar Nueva Granada

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *