Zipaquira vive el realismo magico de Gabo
Cultura

Zipaquirá vive el realismo mágico de Gabo

Las mariposas amarillas y las crónicas del Nobel se reviven cada jueves en la ‘Capital Salinera’ de Colombia.

Fotografía/Cortesía Alfredo Arévalo


ZIPAQUIRÁ, CUNDINAMARCA.


“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. ‘Cien años de soledad’

 

Un día como hoy, el mundo vio nacer una de las obras más leídas de la literatura latinoamericana, un recorrido por un pueblo que “no existe en el planeta” pero que nos invita a viajar por sus paisajes, costumbres y sumergirnos en la vida de la familia Buendía.

{module PublicidadInterior}

En Buenos Aires, Argentina fue impreso el 30 de mayo de 1967 ‘Cien años de soledad’ con 8.000 ejemplares y desde aquel instante, el éxito se convirtió en aliado incondicional.

 

Hoy 52 años después de impresas sus páginas, los recuerdos de Macondo, las mariposas amarillas, así como las crónicas y material periodístico de Gabo, se lee a 4.695 kilómetros de distancia de la capital de Argentina.

 

En la ciudad de Zipaquirá, existe un café, ubicado cerca a la Estación del Tren, en el que semanalmente se reviven las letras de este Nobel colombiano, quien dejó un gran legado para esta ciudad, que hoy hace parte de la Ruta Macondo al lado de 32 municipios a lo largo de país.

 

- Publicidad -

“Todos los jueves al llegar las 6:30 de la tarde, el Café Andrea Bo con 8 años de presencia en la ciudad, abre sus puertas para recibir a los amantes de la literatura garciamarquiana y de los curiosos que se quieren adentrar en el mundo de Gabo, que encierra más que realismo mágico”, según afirmó Alfredo Arévalo, uno de los propietarios del café e impulsor de este proyecto.

 

GABO

- Publicidad -

Fotografía/Cortesía Alfredo Arévalo

 

“Esta iniciativa de leer y reconocer la influencia de García Márquez nace del encuentro de dos ideas: por un lado, una exposición fotográfica que queríamos hacer en el café, y por otro, la idea que tenía Mauricio Riveros de poner a leer a Zipaquirá todas las noches, saliendo de las bibliotecas a otros entornos, con la técnica de lectura en voz alta”, manifiesta Arévalo.

- Publicidad -

 

“Hoy precisamente tenemos la sesión número 34. En los inicios leímos los cuentos Ojos de Perro Azul, La Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada, luego empezamos a leer fragmentos de novela como Cien años de Soledad y ahora estamos analizando qué influenció a García Márquez para que tomara la decisión de ser periodista y escritor: sale del Liceo Nacional de Varones con la idea de escribir”.

 

- Publicidad -

“Gabo no es solo realismo mágico, hay también una porción importante de trabajo periodístico”

 

En Andrea Bo, leer a Gabo significa conocer a los influenciadores de quien llegó a ser uno de los autores hispanos más leídos alrededor del mundo con autores como Franz Kafka, Ernest Hemingway, Virginia Woolf, pero sobre todo de conectarse con el recorrido literario de García Márquez y sus vivencias en la tierra salinera.

 

- Publicidad -

“A medida que crece y se proyecta este grupo de lectura, los participantes se interesan tanto por este mundo que enmarca el nobel, que desean incluso ser ellos mismos quienes lean; estamos pensando a futuro con Mauricio, la posibilidad de que, en próximos meses, podamos realizar un curso de ‘lectura en voz alta’”

 

Alfredo, quien se define como un fascinado por la literatura garciamarquiana en toda su extensión, comenta que tiene su primer acercamiento a Gabo en 1987, con El Coronel no Tiene quien le Escriba, en el Colegio de La Salle de Zipaquirá, reconocido por ser una entidad que guarda los archivos del Liceo Nacional.

- Publicidad -

 

 

Cienanosd

Fotografía/Cortesía Alfredo Arévalo

 

Este hombre que habla con bastante propiedad sobre la Ruta Macondo, explica que, la figura del oriundo del Magdalena, es de total importancia para la ‘Capital Salinera’ del país en ámbitos turísticos y culturales, que generen el desarrollo de los zipaquireños.

 

“Hacía el año 2014 el presidente Juan Manuel Santos, le pidió al Ministerio Comercio, Industria y Turismo, vincular a Zipaquirá y a Bogotá dentro de la ruta Macondo, que inicialmente estaba enfocada en la costa; hoy en día, ya se cuenta con un guion y una ruta establecida. Lo que falta es difundirla, para que beneficie a la ciudad”.

 

El llamado de atención que deja Alfredo Arévalo es preciso para toda la comunidad zipaquireña, para reconocer el verdadero valor y regalo de Gabo para la ciudad.

 

“En otros escenarios, se encuentran espacios que reconocen la figura de García Márquez, por ejemplo, en Turquía hay cafés de Gabo, en Francia hay una calle, un parque, una ruta en la que se pueden visitar todos los lugares que García Márquez visitó en su residencia por la “Ciudad Luz”. Si lo hacen personas de otras lenguas y cultura, por qué no lo hacemos nosotros que contamos con la casa original donde estudió”.

 

Así que la cita con la vida y obra de Gabriel García Márquez, es todos los jueves a partir de las 6:30 pm, en el Café Andrea Bo ubicado en la carrera 11 5 -24 Algarra 1, para “explorar algunas de sus anécdotas acá en Zipaquirá, leer sus libro y poemas que dejó escritos aquí, hay que venir con la disposición de escuchar al voluntario y de aprender. Una actividad totalmente gratuita”, comenta Alfredo Arévalo.

 

¡Que tu próximo destino sea Macondo!

 

“En la ciudad de Zipaquirá, existe un café, ubicado cerca a la Estación del Tren, en el que semanalmente se reviven las letras de este Nobel colombiano de literatura”.

Extrategia Medios
Equipo de redacción de Extrategia Medios

De Interés

Más de: Cultura

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *