ColombiaMedio ambiente

En 38 años Colombia ha sufrido pérdidas glaciales y vegetales extremas

Colombia es considerado uno de los países mas biodiversos y poseedor de hábitats naturales únicos y sorprendentes. Su riqueza natural se encuentra en todos los 32 departamentos que lo conforman, así pues, en un solo territorio se pueden observar nevados y playas.

Ahora bien, aunque Colombia alberga un 10% de la biodiversidad de la tierra, la protección de espacios y hábitats no ha sido un pilar fundamental de los gobiernos, que permiten la deforestación, erosión y la minería ilegal en el país. Esta falta de control y de protección del medioambiente en Colombia ha permitido que fuentes importantes de agua dulce como los glaciales, en la actualidad estén en riesgo.

Según el estudio desarrollado por MapBiomas Colombia, desde el inicio de la recopilación de datos en el año 1985 hasta el año 2022, se puede observar una disminución de 55,3% en los glaciales.

Por otra parte, la misma entidad también recalca que en el mismo periodo de estudio, Colombia ha visto desaparecer alrededor de 4.4 millones de hectáreas de bosque con una pérdida de vegetación endémica de 7.5%, es decir en casi 40 años se han perdidos hábitats equivalentes a una superficie de dos veces la ciudad de Bogotá.

Según la coordinadora técnica de la filial de Mapbiomas en Colombia, Adriana Rojas: “Los datos obtenidos en la plataforma nos manifiestan que son un termómetro real de que el cambio climático está sucediendo y no estamos haciendo nada”.

Debido a que se cuenta con una metodología eficiente y comparable, esta vez se pudo entregar un análisis transfronterizo y una valoración integral de regiones como la Amazonía, la Orinoquía y el pacífico.

A partir de los datos recolectados se encontró que, la región caribe ha sido la mas sensible a los cambios con una pérdida de 12,1% de vegetación natural y aumento importante de cultivo de palma de aceite, además de un aumento de 581% de la minería en esta región con respecto a 1985.

En tanto la Amazonía perdió 2.6 millones de hectáreas de bosque natural en especial en los departamentos de Caquetá, Meta, y Guaviare, reemplazándose esta porción de terreno con tierra de uso agrícola y pecuario.

Así pues, se hace un llamado urgente al Gobierno Nacional, al considerarse a Colombia como un territorio vulnerable a los efectos del cabio climático, y que, si no se busca una forma de control y reestructuración de las zonas ambientales, podrían verse afectados tanto recursos hídricos como la propia existencia de vida animal y los territorios habitados.

es decir en casi 40 años se han perdidos hábitats equivalentes a una superficie de dos veces la ciudad de Bogotá.

More in:Colombia

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *